Viva la escuela moderna

CGT

CANAL DE DIFUSION DE LAS LUCHAS OBRERAS Y LIBERTARIAS

martes, 3 de septiembre de 2013

La enseñanza en la Escuela Moderna de Francisco Ferrer y Guardia.


La enseñanza en la Escuela Moderna de Francisco Ferrer y GuardiaLa presente publicación trata la pedagogía de la Escuela Moderna de Ferrer y Guardia, pero lo hace desde una perspectiva de la cultura escolar y dentro de los márgenes que la legislación de la época daba a las escuelas y del avance positivista de las ciencias. Esta era una de las perspectivas que Ferrer quería inculcar a sus alumnos, pero no era la única, ya que también trató de inculcarles los aires de libertad y valores humanos que la Revolución Francesa había propiciado: Libertad, Igualdad y Fraternidad, es decir, lo que hoy podríamos traducir por Solidaridad. Muchas páginas se han llenado con la vida de Ferrer, considerado "mártir de la libertad" por unos y el "nuevo Sócrates" por otros, siempre desde la perspectiva político social.

Hora es ya de tratar su obra pedagógica desde la profundidad que le confiere el estudio del Boletín de la Escuela Moderna, una publicación mensual, que desgranaba el quehacer diario en el aula y por otro lado el estudio de la Editorial del mismo nombre, con la que se publicaron los manuales escolares, que fueron concebidos para ser usados por los alumnos y profesores, no sólo de la Escuela Moderna, sino también de las escuelas racionalistas y laicas de Cataluña. Posteriormente fueron utilizados en otros lugares de España, e incluso en algunos países hispanoamericanos.
Sirva esta publicación de homenaje postumo en el centenario de su muerte, acaecida el 13 de octubre de 1909, en Montjuic, Barcelona. Sus últimas palabras antes de su fusilamiento fueron: VIVA LA ESCUELA MODERNA".
Editorial Gran Vía, Burgos 2009
314 págs. Rústica 23x16 cm
ISBN 978-84-936800-8-4

lunes, 2 de septiembre de 2013

Manuel Bellot Orgilés: noticias de un alcalde silenciado (1902-1939)

Nota: Artículo publicado originalmente en la revista Alborada nº46, 2002 – Puedes adquirir un ejemplar aquí.

Y es hoy aquel mañana de ayer… Y España toda,
con sucios oropeles de Carnaval vestida
aún la tenemos: pobre y escuálida y beoda.
Antonio Machado

Fijándonos en la completa revisión que se viene haciendo en distintas publicaciones de nuestra ciudad, de los hechos ocurridos en ella en un pasado más o menos lejano, podemos comprobar que, cada vez, son más variados los temas de interés para los autores de estos estudios y artículos. Son pocos los temas y personajes que no han tenido una visita o un acercamiento a su obra, vida o circunstancias. Aún así, el complejo entramado de una sociedad da opciones a encontrar vivencias o hechos a los que no se ha sabido o no se ha querido llegar. Posiblemente, en el recuerdo del lector, en este momento, se agolparán nombres, fechas y lugares que serían merecedores de esta revisión.
En mi caso, siempre he tenido, por distintas circunstancias, dudas y lagunas sobre algunos capítulos de nuestro pasado reciente. Al intentar profundizar en estos episodios, he tropezado con una persona común a alguno de ellos, alguien al que, posiblemente por su ideología política, no ha sido grato recordar después de acabada la guerra civil: estoy refiriéndome a MANUEL BELLOT ORGILÉS, alcalde de Elda en el periodo comprendido entre el 26 de agosto de 1936 y agosto de 1938. De todos es sabido que la historia tiene varias interpretaciones, por tanto, podemos considerarla cierta en la medida que cada uno sepamos o queramos aceptarla. Normalmente, en los libros siempre viene reflejada la versión que más grata resulta a la facción dominante, pero, haciendo un símil geométrico, la historia es poliédrica y tiene tantas caras y versiones como elementos la componen.

Hace algún tiempo, repasando una cronología sobre alcaldes de Elda, tropecé con el nombre de Manuel Bellot Orgilés. Me pareció curioso que fuese el único de la lista sobre el que, entre paréntesis, se decía: sin noticias. De haber vivido en una época más remota, posiblemente ni hubiese reparado en ello, simplemente pensaría: no se ha encontrado documentación sobre él. Lo que me hizo reflexionar sobre esa llamada fue la fecha de su cargo político, los dos primeros años de la guerra civil, una fecha reciente y totalmente documentada. No creo necesario decir que mi deducción era correcta, todo se debía a un ejercicio de represión sobre un militante anarcosindicalista local que llegó a alcanzar una importante posición dentro de la Federación Valenciana de la CNT.
Localizado el personaje, empezaron a surgir las preguntas y, conforme encontraba respuestas, mi interés por la persona crecía. Poco a poco, pude contactar con quienes le conocieron: familiares, compañeros, amigos,vecinos…., y, al final, venciendo un miedo viejo y polvoriento a hablar del tema, conseguí que estas personas confiasen en lo que me proponía hacer: restaurar al hombre silenciado.
No es mi propósito, con esta revisión, abrir viejas heridas que, en muchos más casos de los deseables, no han cicatrizado; no lo es tampoco hablar de víctimas y verdugos, solamente he intentado acercarme a la persona que, hijo de su tiempo y de su entorno, vivió y sufrió circunstancias muy desafortunadas que, lamentablemente, dejaron una estela de amargura, tristeza y miedo hasta el día de hoy.
¿Cada cuál elige su camino?
Conocemos la imagen idealizada de Elda a principios del siglo XX, transmitida por los ilustrados y los próceres de la época. También hemos aprendido a añorar el pueblo tranquilo del que nos hablan nuestros abuelos y padres. Pero, en esta ocasión, quiero hablar de otra Elda que, aún siendo la misma, nos ofrece otra perspectiva.
A finales del siglo XIX, Elda se había convertido en una suerte de paraje yermo, adelanto de la tierra agotada que hoy conocemos. El Vinalopó, casi seco, traía las aguas por un cauce sobreexplotado, salinizadas e inservibles para regar los cultivos de su vega. Los eldenses, como hubiese hecho cualquiera por pura cuestión de supervivencia, convirtieron la pobreza de sus tierras en fuente de trabajo. Y de esta forma es cómo, en Elda y en una extensa zona recorrida por este río, la transformación del esparto sirvió para alimentar escasamente a sus gentes. Se creó una efímera industria espartera que, además de una gran cantidad de enfermos de vías respiratorias, lo único bueno que aportó, posiblemente,fue el servir de base para la potente industria zapatera que, hasta el momento, sirve de subsistencia a la ciudad.
Con la llegada del nuevo siglo, Elda va creciendo y sus fábricas crean puestos de trabajo, tantos que sus vecinos no son capaces de cubrirlos todos; por eso, día a día llegan de otras poblaciones cercanas gentes que lo único que buscan es escapar de la penuria de sus pueblos y ganar un salario que permita llevar una comida decente a sus bocas. No es que en las fábricas de Elda las condiciones de trabajo y los sueldos fuesen como para lanzar las campanas al vuelo, pero, al menos, eran menos malos que en otros sitios.
En el año 1900, se construye el tendido eléctrico en Elda. Por entonces la villa contaba con poco más de 6.000 habitantes y una naciente industria del calzado que se iba expandiendo y consolidando. Había 90 fábricas, más de la mitad pequeños talleres familiares que, como mucho, daban para tener algún empleado. La producción rondaba los 150.000 pares de zapatos anuales y, poco a poco, se creaba una industria auxiliar que diversificaba y hacía fuerte la industria base. Los obreros dedicados a la fabricación del calzado tenían una baja cualificación profesional: generalmente,eran jornaleros o braceros que, ante la escasez de trabajo en sus ocupaciones habituales, optaban por aprender un nuevo oficio en algo que parecía poder aportarles ciertos recursos. Las mujeres también podían trabajar en esta nueva industria, incluso en sus casas, sin estar sujetas a un horario de fábrica. Para los niños, desde muy pequeños,también había trabajo como aprendices, lo que suponía un alivio a la crítica situación de muchas familias cargadas de hijos y con muchas dificultades para sacarlos adelante.De este modo, con el esfuerzo de todos, se empieza a edificarla industria zapatera.
Manuel Bellot en sus años de juventud, en su etapa de militante anarcosindicalista.

La política se hallaba en manos de la burguesía local, dueña de las empresas y de las fuentes de riqueza, dedicada a sus charlas de salón y a construir en el solar eldense un remedo de sociedad ilustrada y absolutista de corte provinciano, pero Elda y sus gentes habían iniciado el camino del progreso convirtiéndose en una próspera zona industrializada, por lo que los postulados sociales y políticos que llegan de Europa vía Cataluña y otras zonas fabriles más cercanas a nosotros, como Alcoy, van calando hondo entre la población.
En 1902, con el beneplácito de algunos próceres y empresarios locales, se forman distintas cooperativas obreras influenciadas por las nuevas ideas que lentamente van llegando. Se fundan, entre otras, las sociedades cooperativas El Progreso y La Fraternidad, dedicadas a la construcción de viviendas baratas para la cada vez mayor población, que va haciendo crecer rápidamente la villa. Así,en este año y con este paisaje, nace Manuel Bellot, hijo de familia eldense de humilde condición, el mayor de cuatro hermanos, hijo de un jornalero, con su madre dedicada a sus labores. Poco se ha podido saber de estos primeros años de Manolico, como era conocido familiarmente. Sabemos que, siendo él muy pequeño, su padre se ve involucrado en una riña y mata a una persona. Tras la detención, vienen la condena a presidio y el desamparo de la familia. La madre, embarazada del cuarto hijo, contrae unas fiebres y muere al poco del parto, el hijo también muere al poco de nacer y se quedan solos Manuel y sus hermanas, María y Mercedes.Los abuelos maternos recogen a los niños pero, ante la imposibilidad de sacarlos adelante, optan por lo que tantas familias se veían obligadas a hacer:reparten a las niñas. María,la hermana mayor, va a vivir con una familia de Sax y Mercedes, la pequeña, es recogida y criada por sus tíos Ana María y Manuel, personas muy religiosas y creyentes que no tenían hijos, hermana ella de la abuela. Manuel-niño queda con sus abuelos. Al poco tiempo, muere el abuelo y Eulalia, la abuela, no teniendo medios de subsistencia,pone al niño de aprendiz con un zapatero de silla. De este zapatero es de quien Manuel-aprendiz, posiblemente,empieza a conocer las ideas libertarias.
Alumnos de distintas edades y algunos profesores de la Escuela Racionalista, localizada entonces en la sede de la CNT, en la calle Menéndez Pelayo, donde se formó Manuel Bellot. En esta foto de 1918 no figura Bellot, que entonces contaba con 16 años. (Archivo Alborada).

Elda, como una potencia industrial que se perfilaba y con un notable aumento de su población, va impregnándose de los aires proletarios y reivindicativos que corren por poblaciones cercanas como Alcoy, Elche y Alicante. En la ciudad, ya se han vivido manifestaciones anticlericales como la de 1910 y, poco a poco, la escuela libertaria se muestra como la única alternativa educativa para el pueblo. Manuel-adolescente, con un oficio aprendido y puesto de novio, asiste a las clases de Expédito Durán, maestro de la Escuela Racionalista, seguidor de los postulados de Ferrer y Guardia. Por esta escuela, van pasando como docentes Vicente Galindo (Fontaura), Antonia Maymón, Fortunato Barthés, José Alberola, Eduardo Carbó, Expédito Durán y otros muchos, todos ellos fervientes creyentes en un sistema de enseñanza laico, sin distinción de sexo, clase o condición y por el que se pretendía llegar a conseguir una nueva sociedad, igualitaria, más justa y más libre, basada en la confianza en el hombre y en su capacidad de entendimiento y raciocinio.
Manuel-alumno asiste a las clases nocturnas de la Escuela Racionalista tras la jornada laboral y, cuando el trabajo se lo permite, también participa de los frecuentes paseos por el campo con sus maestros y condiscípulos. Mientras tanto,aprende de la lógica racional observando la naturaleza y el orden que de ésta emana. Manuel-solidario, henchido de idealismo, ayuda a hacer crecer las propuestas anarcosindicalistas. Para ello, colabora en publicaciones que propagan la Idea y, de esta forma, va tomando conciencia de su clase.

Manuel casa con Bárbara Cortés Vera, su novia de siempre, hija de un conocido panadero de Elda apodado El Pandorgo, cuyo establecimiento daba nombre a la calle donde estaba situado. Posiblemente, el vivir en pareja y con una mujer que, al parecer, comparte y no obstaculiza la puesta en práctica de sus ideales, aporta un poco de equilibrio y de sosiego a la vida de Manuel, tan cargada de situaciones trágicas y extremas.
Elda sigue creciendo y, con ella, la turbulencia política. Con una masa obrera considerable y un proceso de industrialización imparable, es lógico entender la proliferación de sociedades y grupos sindicalistas. En todo el país, se vivían importantes cambios sociales, lastrados en gran parte por los antiguos vicios gubernamentales que, siglo tras siglo, dejaron una herencia mezcla de miseria y orgullo a la que urgía poner fin. Los hijos de la pareja van llegando y Manuel-zapatero trabaja en su oficio para sacar a su familia adelante. Lo hace en la fábrica de Jerónimo Guill,conocido industrial de la localidad. Trabaja en casa y, cuando acaba la tarea, va a la taquilla a entregar y vuelta a casa a trabajar. No es necesario aguzar mucho la imaginación para hacernos una idea del paisaje laboral: un siglo más tarde, poco o nada ha cambiado. Desgraciadamente, muchos obreros continúan actualmente en las mismas condiciones de trabajo. Paralelamente, Manuel-activista sigue formándose y formando a otros intelectual y políticamente. Los años 1930 y 1931 nos lo muestran como miembro activo y reconocido dentro del movimiento anarcosindicalista. El trabajo que desarrolla y el compromiso que adquiere hacen que sea designado por sus compañeros delegado por Elda y Monóvar en los congresos de CNT celebrados en Madrid. Mientras tanto, en la cambra de su casa, en la calle Horno de San Antonio (hoy de Espoz y Mina y formando parte la casa del ala de oficinas del ayuntamiento tras varias remodelaciones de éste), Manuel y sus correligionarios tenían una imprenta y la redacción de donde salían algunas de las publicaciones que los libertarios dedicaban a propagar sus ideales: periódicos y panfletos propagandísticos de inspiración anarquista. De esta imprenta salieron los ejemplares de Proa, publicación de orientación anarquista fechada,durante su segunda etapa, en Elda, así como publicaciones y otras cabeceras de prensa cuyo fin era difundir la Idea.
Manuel Bellot, con su mujer, Bárbara Cortés Vera, y sus cuatro hijos, tres mujeres y un varón, el más pequeño, Proteo, que todavía vive, en brazos de su madre.
Compromisos políticos y movimientos obreros
En el transcurso de estos años, se suceden las revueltas y algaradas callejeras, como en el resto del país. Manuel es requerido en distintas ocasiones por la autoridad, dada su conocida ideología, para ser interrogado sobre su posible participación en estas actividades políticas, camufladas muchas veces como reivindicaciones laborales. La implicación de Manuel en estos hechos va pareja al ideal que propugna por lo que, poco a poco, se va convirtiendo en un miembro destacado de las milicias anarcosindicalistas.
Para los días 15, 16 y 17 de octubre de 1930, se convoca en Madrid la Conferencia de la CNT. Aunque suspendida en el último momento, al haber llegado muchos de los delegados de todo el país, se decide celebrarla y, en ella, Elda está representada por Bellot.
Al año siguiente, del 10 al 16 de julio, tiene lugar en Madrid el III Congreso de CNT (1), reconocido como el Congreso del Conservatorio por celebrarse en el teatro de este nombre. Manuel Bellot es designado delegado único por Elda y Monóvar para acudir a este importante congreso anarquista.
El periodo republicano se caracterizó por el alto número de huelgas, generalmente de trasfondo político, y por la aparición de movimientos revolucionarios convocantes de huelgas seguidas por actos de violencia. El 29 de mayo de 1932, hay en Elda uno de estos episodios. Un grupo de libertarios prepara distintas acciones de sabotaje para hacer más efectiva la huelga general convocada. Advertida la autoridad, les intercepta e intenta detenerles. Los huelguistas arrojan una granada a las fuerzas del orden, hiriendo al brigada de la Guardia Civil y, después de un tiroteo,consiguen huir refugiándose en una casa de campo, propiedad de un amigo y simpatizante de la Idea, situada en los montes cercanos a Villena. Allí se ocultan durante unos días hasta que deciden volver a Elda pensando que todo estaría tranquilo. La Guardia Civil, por su parte, continuó la búsqueda de los alteradores consiguiendo encontrarles y detenerles:entre éstos, estaba Bellot. Detenido todo el grupo, son juzgados y Bellot condenado junto con Eduardo Busquier a cuatro años de cárcel en el penal de Alicante. El resto del grupo cumple una condena dedos años de prisión.
El 11 de mayo de 1933, llega a Elda un grupo de familias de otras poblaciones (siempre yen todos los sitios eran de fuera). Llevadas de un sentimiento anticlerical cada vez más creciente y que se extiende por todo el país, asaltan y queman la iglesia parroquial de Santa Ana, organizando a continuación una procesión satírica, disfrazados los participantes con ornamentos religiosos. La procesión acaba en lo que actualmente es la iglesia de La Inmaculada con una gran hoguera en la que se queman vestimentas y ornamentos clericales y sacramentales (2).
En diciembre de 1933, acontece un tiroteo en Elda que dura desde las 14’00 h. a las 21’00 h. y que se desarrolla en distintas zonas de la ciudad. Hasta Elda se desplaza la Guardia de Asalto de Alicante para sofocar la revuelta. En el transcurso del tiroteo, un chico, de nombre Juan Moya Olmos, fue abatido por la Guardia Civil en las cuevas de la Tafalera. Al parecer, no fue el único muerto: también se tiene noticias de una segunda víctima, un hombre del cual solo se sabe el apellido: Orgilés. Probablemente, fue muerto por un disparo fortuito (3). Este tiroteo, debido a la represión por parte de las autoridades provinciales de la huelga general convocada por el movimiento obrero anarcosindicalista, responde a los resultados electorales del 3 de diciembre de 1933, que suponían un cambio en la política de la nación,que dio un giro político a la derecha. Estos acontecimientos se desarrollaron en todo el país y con especial virulencia en Elda y otras poblaciones alicantinas, siendo de tal gravedad que el sindicato más fuerte dentro de la CNT, el de la industria fabril, ordena a sus afiliados el abandono dela huelga. Como resultado de estos acontecimientos, el movimiento obrero crea las llamadas Alianzas Obreras, siendo Elda una de las primeras poblaciones en contar con este tipo de agrupación desde febrero de 1934 (4).
Las tres hijas de Manuel Bellot. De izquierda a derecha: Walkiria, que fue testigo de su detención; Anarquía y Aída, que murió un par de años después que su padre y cuyo entierro se convirtió en una expresión popular de duelo por la muerte de Bellot.
Actuaciones como alcalde durante la guerra
El día 18 de julio de 1936, amanece en Elda,como en el resto del país, con la triste realidad de una confrontación civil. Los acontecimientos se suceden y la barbarie se desata en los dos bandos.
El 13 de agosto, ocurre en Elda un trágico episodio de gran importancia para la historia que estamos recordando. A primera hora de la tarde, en el cruce de las calles Jardines y Salmerón, frente al desaparecido cine Coliseo España, cinco guardia civiles,acompañados por varios milicianos, son atacados y muertos en plena calle. Sobre este hecho, nunca se llegó a saber oficialmente quiénes fueron los autores del atentado, aunque el nombre de alguno de ellos sí se ha llegado a conocer.
Al salir de la cárcel en 1936,ya declarado el ejercito en rebeldía contra el gobierno legítimo, Bellot continúa con sus actividades políticas y el 26 de agosto de este mismo año, trece días después del atentado a los guardia civiles, según las actas municipales de este día, Manuel es nombrado por sus compañeros Presidente del Consejo Municipal (alcalde) (5), además de Consejero delegado de defensa del ejército voluntario de la república con capitalidad en Murcia. Le dan como vivienda la que había sido del cura párroco de Santa Ana, el cual, desgraciadamente, había sido ejecutado en los primeros momentos de la guerra.
En 1936, iniciada la contienda, Elda queda en la retaguardia. La vida en la ciudad continúa sin grandes alteraciones.Las fábricas siguen trabajando, sólo que muchas de ellas dejanel producto que elaboran para pasar a fabricar calzado militar y guarnicionería de intendencia. Bellot-alcalde es conminado por parte de los milicianos y de elementos extremistas afirmar una orden de derribo de lo que queda de la iglesia después de los asaltos de 1933. Él se niega, propone que el edificio se destine, como en otras poblaciones a hospital de sangre, mercado o incluso museo, dada su antigüedad y características, pero, bajo la amenaza de ser acusado de traidor y fusilado, es obligado a firmar la orden. Este episodio dejó un profundo pesar en su ánimo que le acompañó hasta el último momento. Poco después, una vez derruida la iglesia, le llevaron una olla de miel del gran panal que se encontró en el campanario, algo que Bellot rechazó alegando que nunca había querido nada de la iglesia y tampoco en esas circunstancias, ya que quien le llevaba la miel (paradójicamente, su tía, la tutora de su hermana Mercedes) era una reconocida practicante religiosa.

En varias ocasiones, es avisado Manuel alcalde de las intenciones, por parte de grupos de milicianos, de dar el «paseíllo» a algunos vecinos de Elda, en muchos casos por revanchismo personal o bien como forma de eliminara aquéllos con quienes estaban enfrentados o tenían deudas. Bellot consigue, muchas veces, salvar la vida de los amenazados, entre ellos la de Francisco Vera, alcalde de Elda al acabarla guerra y a quien Bellot se entrega finalizada la contienda, o la de Francisco Alba Marzo, maestro local al que protege junto a su familia,nombrándole secretario del sindicato de enseñanza de CNT, cargo que, según actas constitutivas, ocupó hasta el fin de la guerra. Curiosamente, este Francisco Alba Marzo, salvado por Bellot de ser ejecutado, fue, al parecer, el testigo determinante en la causa abierta contra Manuel al acabarla guerra y en la que se le condenó a muerte.

De igual modo, aconteció que un grupo numeroso intentó asaltar el hospital y matara las monjas que lo atendían.Advertido Bellot de ello, consigue llegar a tiempo a las puertas del establecimiento y, tras un duro enfrentamiento, consigue calmar a la gente y negociar con las religiosas el cambio de su hábito por uniformes de enfermeras, evitando así lo que la gente interpretaba como una provocación. Si accedían a ello, él les garantizaba que nadie las iba a molestar. Desde aquel momento, con el alcalde como valedor, no tuvieron más problemas, respetando el pueblo a las religiosas, el hospital y la labor que en él se llevaba a cabo.
Edificio del antiguo Hospital.
Otro episodio a relatar es el ocurrido por la desaparición de las alhajas y los mantos de la imagen de la patrona de Elda, la Virgen de la Salud. Durante el asalto a la iglesia, las imágenes religiosas fueron destruidas, incluidas las de los Patronos. Los ornamentos de las imágenes también desaparecieron, pero una denuncia puso sobre aviso a las autoridades, haciéndoles saber que, en la estación de ferrocarriles, había una pareja con unas pesadas maletas un tanto sospechosas y que esperaba el tren para marcharse. Detenida esta pareja, y en presencia del alcalde, se descubrió que lo que transportaba en las maletas, al parecer, eran las alhajas de la Virgen, con la intención de ponerlas a buen recaudo. El alcalde, una vez seguro sobre las buenas intenciones de los detenidos, optó por enviarlos a una finca en el campo con personal de su confianza que no permitiese que se tomasen represalias contra ellos. En cuanto a las joyas, llamó a un albañil conocido por él advirtiéndole de que, si se llegaba a saber algo de aquello, lo pagaría con su vida y, tras hablar con la superiora del hospital, las escondieron en el huerto de la institución a la espera de que llegasen tiempos más sosegados y se tuviese claro el destino que se les iba a dar.
Es de destacar que, por mediación de Bellot, se conservó la pequeña talla de la Virgende la Salud con la que contaba el hospital. Esta imagen, que sirvió para los cultos religiosos una vez acabada la guerra y mientras se realizaban las nuevas tallas de los Patronos, actualmente se encuentra localizada y, junto con el Cristo de Medinaceli, podrían ser las dos únicas obras de imaginería religiosa que se conservan en Elda con anterioridad al conflicto civil del 36.
Causa extrañeza que un apersona, tan radical en sus creencias y en su modo de vida, profesase una devoción tan profunda hacia una representación religiosa concreta, como era la imagen de la patrona de Elda, la Virgen de la Salud. Realmente, se trataba de una forma de tener presente a su madre, muerta cuando él era pequeño y a la que constantemente recordaba, la cual llevaba el nombre de Salud. Por otra parte, de un modo contradictorio con sus ideas, con estas actuaciones, reafirmaba su eldensismo, del cual siempre hacía gala.
En agosto de 1938, Bellot cesa en su cargo de alcalde al ser movilizada su quinta y tener que incorporarse al frente. Debido a su trayectoria política, es reclamado desde la Federación de Valencia de CNT y se incorpora a esta ejecutiva hasta el fin de la contienda. En su periodo valenciano, Bellot se vuelca más en labores políticas. A finales de 1938, el fin de la guerra se empezaba a vislumbrar, Levante iba quedando como último reducto republicano y las negociaciones con los gobiernos de países como Francia e Inglaterra se llevaban a cabo desde Valencia, participando Bellot en ellas. Poco a poco, se va elaborando la lista de posibles represaliados en caso de perder la guerra. Los criterios que se siguen son los de participación y representatividad encargos políticos. Entre los que más peligro corrían, estaban Bellot y su familia. Éste, en varias ocasiones, manifiesta su intención de no marcharse mientras queden compañeros en España: él sería el último en salir. Mientras tanto, las negociaciones con los gobiernos extranjeros continuaban con la intención de que éstos pusiesen a disposición de los republicanos algunos barcos y permisos de residencia para poder llevar a buen fin la evacuación prevista. Ante las noticias sobre el envío de estos barcos, entre los anarquistas de Elda crece la desconfianza y algunos de ellos contactan con pescadores de Alicante y Campello con el fin de asegurarse la retirada en caso de que los gobiernos extranjeros no cumpliesen sus compromisos. Enterados en Valencia de lo que ocurría en Elda, Bellot es enviado para intentar solucionar el grave problema de descoordinación que se estaba creando. Cuando Bellot llega a Elda, no queda tiempo para nada. Aún así, advierte a los locales sobre las posibles responsabilidades que se les pedirán por su actuación una vez se encuentren en el exilio.
Delante del Stanbrook, uno de los últimos barcos que salieron del puerto de Alicante rumbo al exilio y en el que Bellot pudo haber escapado de la represión, aunque finalmente decidió quedarse en Elda. Esta imagen aparece en la portada del libro El anarquismo en Alicante (1868-1945).
Vuelto Bellot a Valencia para continuar con el plan de evacuación, se hacen realidad las sospechas de los eldenses sobre la ayuda exterior. Francia envía un barco, pero Inglaterra no, siendo además uno de los primeros países que reconoce y legitima el gobierno de Franco. Con la escasez de medios de transporte, la evacuación se hace difícil. Algunos dirigentes son los primeros en salir de España. Bellot está entre los que deberían hacerlo por el riesgo que corre de ser represaliado, pero se niega a marcharse e ¿inexplicablemente? vuelve a Elda. Quiere asegurarse de que todos los que corrían peligro se han marchado y de que su familia está bien. Pide que le esperen durante un tiempo para poder marchar con sus compañeros una vez seguro deque no queda nadie, pero, cuando parte para Elda, dan la orden de levar anclas y, así, Bellot pierde su oportunidad de ser evacuado. Desde el puerto de Alicante, también salen el Stambrook y el Marítima, últimos barcos de transporte y última ocasión de ser evacuado.
Detención, juicio, sentencia y ejecución
El fin de la guerra, como sabemos, ya estaba cerca. Durante esta época, hubiese sido muy fácil para Bellot organizar su huida y la de su familia, como otros muchos hicieron.Su ideal no le permitió marcharse. Es más, cuando, en lo  últimos días de la contienda, tuvo ocasión de escapar embarcando en el Stambrook o en el último barco que partió para el exilio, el Marítima, su único pensamiento estaba con los compañeros que podían ser víctimas de una purga política, como, desgraciadamente, así sucedió.
Bellot vuelve a Elda en un tren de mercancías desde Valencia con la intención de ver a su familia. Se apea al llegar al túnel de La Torreta y consigue llegar a casa de sus tíos y de su hermana Mercedes. Durante un breve tiempo, se oculta en esta casa, situada en el barrio del Progreso, frente a la Plaza Castelar, en el piso alto del estanco conocido como del moro. Pero su tos, debida a las secuelas que le dejaron los años de presidio, asusta a sus tíos, temerosos éstos de que los vecinos les denunciasen a la autoridad. Manuel, ante esta expectativa, pide a su tía que visite a su mujer e hijos y que les tranquilice sobre su integridad. Tienen tres hijas, Walkiria, Aida y Anarquía y un hijo, Proteo, de dos años de edad. Durante la noche anterior, la Guardia Civil, alertada sobre la posible llegada de Bellot a Elda, al no encontrarle, detiene a Bárbara para interrogarla. A la mañana siguiente, cuando su tía Ana María va a casa de Bárbara para cumplir el encargo del sobrino, se encuentra con ésta recién llegada del cuartel de la Guardia Civil. Bárbara, con los pies metidos en una zafa, cuenta a Ana María lo que ha pasado durante la noche y que sus hijos se quedaron solos en la casa mientras a ella la interrogaban en el cuartel e insiste para que Ana María no cuente nada a su sobrino sobre el interrogatorio que ha sufrido y el acoso al que estaba sometida la familia. La tía, al volver a su casa, imprudentemente, lo primero que hace es contarle lo sucedido a Manuel y éste, hundido moralmente y ante el panorama familiar expuesto, se refugia en sus ideas y en su confianza en el ser humano. Llama a su tía y, tras pedirle que le recoja el único traje que tenía y que le prepare agua para lavarse y asearse, le comunica su intención de entregarse a la autoridad. Ana María le dice que reconsidere lo que va a hacer y él responde que no hay otra alternativa que ésa. Manuel, idealista, confía en que tendrá valedores entre la gente a la que ayudó durante su periodo de alcalde. Además, mal discípulo racionalista sería si no creyese en la integridad del hombre y en su capacidad de actuar honrada y justamente.

Después de vestirse correctamente, Bellot se despide de su hermana, le entrega una cantidad de dinero y le encarga que la mitad la haga llegar a su mujer e hijos y la otra parte la guarde para ella. Desde casa de sus tíos, Manuel,seguido a distancia por su hija mayor, Walkiria, se dirige acara descubierta al Ayuntamiento, regido entonces por Francisco Vera, y pide ver al alcalde. Cuando éste le recibe, le pregunta extrañado por qué se entrega, a lo que Manuel le contesta: «¿ No dice tu caudillo que quiénes no se hayan manchado las manos de sangre nada han de temer?. Pues bien, aquí estoy yo». El alcalde intenta hacerle reconsiderar su decisión diciéndole: «No me hagas esto. Tú me salvaste cuando lo necesitaba y ahora no puedo ser yo quien te entregue. Además, te juzgarán en consejo de guerra y yo poco puedo hacer». Manuel le contesta : « Si es cierto lo dicho por Franco, nada tengo que temer, pues no he hecho nada fuera de las obligaciones de mi cargo. Cumple ahora con las tuyas».
El alcalde no acepta detenerle alegando que no es su competencia, por lo que Manuel se dirige al juzgado. Tampoco aquí le aceptan y continúa su deambular hasta el cuartel de la Guardia Civil. En el puesto tampoco se hacen responsables,por lo que se dirige a la cárcel habilitada en el Cinema Cervantes y aquí es en donde Manuel queda detenido.Como testigo de este deambular, quedó su hija de 12 años.
Tras su detención, se sucedieron los registros en su casa, intentando encontrar posibles pruebas de un enriquecimiento ilícito por su cargo. La policía sólo encontró la herramienta de zapatero de Manuel, una vieja colcha de ganchillo que hacía las veces de mantel y la escasa ración diaria de comida, establecida para todos.
Manuel Bellot (izquierda) junto con otro compañero en la cárcel reformatorio de adultos de Alicante, días antes de su ejecución, en el mes de julio de 1939.
Una vez preso,Manuel es sometido a interrogatorio y torturas. Una y otra vez,Bárbara acude a diario para llevarle la comida y la ropa limpia. De esta forma es cómo se conoce el trato que se les da a los detenidos en aquel establecimiento. En las ropas sucias, Bárbara encuentra en muchas ocasiones pruebas más que evidentes de las torturas a las que es sometido Bellot, al igual que el resto delos presos.
Bellot es trasladado a la cárcel reformatorio de adultos de Alicante. Allí, los juicios se suceden rápidamente. Él es juzgado y, como testigos, son citados los responsables municipales, religiosos,los afectados por la actuación del encausado, etc… Parece ser que todos testificaron favorablemente sobre la protección que llevó acabo en Elda para que los desmanes fueran los mínimos y sobre las muertes que evitó. Se puso de manifiesto la preocupación que tuvo y los intentos por paliar la situación de escasez que se vivía en Elda, de los cuales son buena muestra las actas municipales del periodo en el que estuvo como alcalde. A pesar de todo, se buscaban responsables y él era uno de los más relevantes. Uno de los testigos brindó con su testimonio la ocasión de sentenciar. Francisco Alba Marzo, maestro nacional, salvado del paredón junto con su familia por Bellot, reconoció que el alcalde le había salvado la vida, nombrándole después secretario del sindicato de enseñanza de CNT para que nadie intentara atentar contra él o su familia, pero que también había que considerar que era un anarquista y que, recordando un viejo refrán español, muerto el perro, se acabó la rabia.
La sala tenía lo que buscaba, un testimonio en el que basarse para sentenciar y así lo hizo. Bellot fue sentenciado por adhesión a la rebelión, por estar al frente de la política municipal, por ejercer cargo político en el ejército, por los hechos acaecidos en el territorio bajo su mandato y se le hizo responsable de los asesinatos de los guardia civiles en Elda el 13 de agosto de 1936 (Bellot fue nombrado alcalde de Elda el 26 de agosto de 1936). La condena, pena de muerte. Desde el momento de hacerse pública la sentencia, muchos fueron los intentos para que ésta fuera conmutada y así parece ser que ocurrió. Incluso, Manuel le dice a su mujer en una de las visitas: »Hoy me ha llamado el director para decirme que el indulto ha llegado y que, dentro de dos días, saldré a la calle». Pero, una madrugada de julio, junto a trece presos más, Bellot fue sacado de la celda en medio de la noche. Su nombre no figuraba en la lista a ejecutar, pero se le cambió por otro de los presos, que fue devuelto a la celda. Al día siguiente, cuando un familiar fue a llevarle la comida y la ropa limpia, le devolvieron el fardo junto a un lacónico éste ya no está aquí, ha sido fusilado esta madrugada.
El 11 de julio de 1939, en una fosa común del cuadro 19, en la fila 9, con el nº 11, Manuel Bellot Orgilés fue enterrado junto a otros doce hombres, dos de ellos de Elda.
A los pocos días de la ejecución, como tantas veces ocurrió, se supo que el indulto, «lamentablemente», se había traspapelado y no había llegado a tiempo.
Lo que vino después sólo lo sabe la familia: los hijos obligados a cambiar de nombre, el miedo, el desequilibrio emocional, las amenazas explícitas, el terror, la represión, el dolor …. el silencio.
El cuerpo de Bellot nunca se pudo recuperar. Pocos años después, fallece la segunda de sus hijas, Aida. Con motivo del entierro de ésta, se aprovechó para, de forma espontánea, celebrar un acto de homenaje al padre y, de esta forma, el entierro fue doble, adquiriendo una dimensión política insospechada y, al mismo tiempo, imposible para la época.
Esta historia no es nueva, no es única, es algo por lo que, lamentablemente, muchos han tenido que pasar. Pero hoy, con el comienzo de un nuevo siglo, es el momento deque tantas personas víctimas de aquella sinrazón que fue la guerra civil vayan poniendo puntos de sutura con los que poder cerrar la vieja herida de su alma y su memoria. Manuel Bellot, humilde hijo del pueblo, inquieto buscador de la razón en el hombre, creyente idealista en la grandeza del alma humana, posiblemente lo hubiese querido así. Y, si así se hiciese, estaremos contribuyendo a que su historia y la de muchos otros españoles dejen de estar silenciadas.
NOTAS
1. ÍÑIGUEZ, Miguel. Esbozo de una enciclopedia histórica del anarquismo español. Madrid, Fundación de Estudios Libertarios Anselmo Lorenzo, 2001.
2. NAVARRO PASTOR, Alberto. Historia de Elda. Vol.II, pag. 201. Alicante: Caja de Ahorros Provincial,1981.
3. Ibdem, pag. 203.
4. SANTACREU SOLER, José Miguel y otros. «El anarcosindicalismo alicantino durante la Segunda República» en el El anarquismo en Alicante, 1868-1945, pag.53. Alicante: Instituto de Estudios Juan Gil Albert,1987.
5. Acta Municipal de 26 de agosto de 1936.
BIBLIOGRAFÍA
ÍÑIGUEZ, Miguel. Esbozo de una enciclopedia histórica del anarquismo español. Madrid, Fundación de estudios libertarios Anselmo Lorenzo,2001.
NAVARRO PASTOR, Alberto. Historia de Elda. Alicante,Caja de Ahorros Provincial, 1981.
NAVARRO PASTOR, Alberto. La prensa periódica en Elda (1866-1992). Alicante, Inst. de Cultura JuanGil-Albert, 1997.
SÁNCHEZ RECIO, Glicerio. Las responsabilidades políticas en la posguerra española. El partido judicial de Monóvar. Alicante, Universidad, 1984.
SANTACREU SOLER, José Miguel; GARCÍA ANDREU,Mariano ; MORENO FONSERET, Roque. El anarcosindicalismo alicantino durante la segunda república, en El anarquismo en Alicante (1868-1945).Alicante, Inst. de Estudios Juan Gil-Albert, 1987.
OTRAS FUENTES
ACTAS MUNICIPALES
ARCHIVO CEMENTERIO MUNICIPAL DE ALICANTE
DIARIO INFORMACIÓN DE ALICANTE
ALBORADA (VARIOS NÚMEROS)
FUENTES ORALES
Entrevistas realizadas a :
GIL ORGILÉS, Salud (prima)
IÑIGUEZ, Diego (compañero)
MEDINA BELLOT, Aida (nieta)
PARRA, Ángeles (compañera)
Mi agradecimiento a todas aquellas personas anónimas que, con su testimonio, han colaborado a la documentación más veraz de los aspectos generales de este estudio.
MATERIAL GRÁFICO
Cedido por la familia de Manuel Bellot Orgilés.

jueves, 11 de octubre de 2012

25-Oct: Proyección del Documental "Nestor Makhno un Campesino de Ucrania", en la biblioteca de CGT.

La proyección sera el Jueves 25 de octubre a las 19:30 horas en la Biblioteca "Ferrer i Guardia" de CGT, en la Avd. del Cid nº154 3º Planta, Valencia.


Hélène Chatelain, la directora del documental "Néstor Majno, un campesino de Ucrania", narra los avatares del movimiento Majnovista y recoge los testimonios de historiadores y de familiares de los protagonistas que después de haber sido silenciados durante los años del terror comunista recobran la palabra y recuerdan lo que el poder quiso silenciar: 

Si en la historia hay sucesos cuya existencia ha sido tratada de borrar por todos los medios por los gobiernos y discursos, probablemente el majnovismo sea uno de los mas golpeados por el olvido. La revolución rusa, como toda revolución, fue un levantamiento del pueblo hacia el poder establecido, un grito de una multitud hastiada del sistema imperante, llena de ideales que cumplir. Como toda revolución, no fue monolítica, no tuvo una sola ideología detrás, pero una de ellas fue el anarquismo... Y este gestó con gloria al sur de Ucrania, su primera experiencia efectiva, en 1917. Se crearon comunas libres, sin gobierno, aplicando de forma efectiva las ideas de Proudhon, Bakunin y Kropotkin... El territorio era inicialmente alrededor de 260 kilometros cuadrados, llenos de comunas autogobernadas y autogestionadas, que una vez comenzada la revolución rusa se levantaron como una fuerza armada revolucionaria conocida como el ejercito negro. 

El ejercito negro, dirigido por Nestor Majno (de ahí el nombre) defendía la autonomía de los pueblos a la vez que liberaba progresivamente mas comunas campesinas del yugo del estado y las fuerzas armadas de la reacción. Era integrado por campesinos de las comunas que se enlistaban voluntariamente, pero bajo ninguna circunstancia tenia control sobre las decisiones de las comunas, distritos y regiones del territorio libre, que llegó a alcanzar el sureste ucraniano, la rivera del mar negro y la península de Crimea... Un total aproximado de siete millones de personas. 

jueves, 30 de agosto de 2012

12-Sep, presentació de la cooperativa integral agroegologica "L´Aixada com eixida".



Dimecres 12 de septembre presentació de la cooperativa integral agroegologica "L´Aixada com eixida". Que som? Que fem? Com ho fem? Per que ho fem? On ho fem? Que pots fer el teu?
La presentació a les 19:30 en la biblioteca de CGT, Avd del cid n154 3 planta a valència.

martes, 19 de junio de 2012

28-J Xarrada debat sobre la situació del Sahara en la Biblioteca de CGT.

El debat començara a les 19:30 hores, a càrrec de Rosa Borras i Fran Lopez, en la biblioteca Ferrer i Guàrdia, en l'avinguda del cid núm.154, 3a Planta.



























 Comunicado de apoyo a Equipo Mediático y denuncia de la persecución de sus miembros en Territorios Ocupados



COMUNICADO DE APOYO A EQUIPO MEDIATICO Y DENUNCIA A LA PERSECUCION DE SUS MIEMBROS EN TTOO
Han pasado 37 años desde la denominada “Marcha Verde”, organizada por Marruecos con apoyo de otras potencias internacionales, la cual supuso la ocupación militar de un territorio colonial español, que había sido reconocido internacionalmente como pendiente de descolonización por la asamblea general de las Naciones Unidas.
Casi cuatro décadas después, la comunidad internacional sigue haciendo oídos sordos al clamor unánime de un pueblo que ha dejado patente que no aceptará nunca nada que no sea la completa recuperación de la soberanía sobre todo el territorio saharaui, en cumplimiento de los derechos que le asisten en base a la legislación internacional.
La represión política, la violación de derechos humanos, incluyendo desaparición forzosa, detención arbitraria, torturas, violaciones, ejecuciones extrajudiciales, el uso excesivo de la fuerza, han sido los métodos de actuación de la administración marroquí ocupante en contra de las justas reivindicaciones del pueblo saharaui.
Hace ya casi 2 años de los sucesos de Gdeim Izik, donde el pueblo saharaui desafió al ocupante estableciendo un campamento de protesta en las afueras de la ciudad ocupada de El Aaiun, para reivindicar la mejora de sus condiciones de vida y la convocatoria de un referéndum de autodeterminación, y que fue desalojado a sangre y fuego por el ejército marroquí, causando muertos, decenas de heridos, desaparecidos y detenidos, lo que provocó la condena unánime de la comunidad internacional.
A día de hoy siguen sufriendo la represión por parte de la ocupación marroquí, esta vez contra Equipo Mediático un grupo de jóvenes chicas y chicos del Sahara Occidental.
Su trabajo consiste en grabar todo lo que está ocurriendo allí, manifestaciones, testimonios de victimas etc. De esta forma intentan romper el bloqueo informativo al que está sometido el territorio por parte de la ocupación.
EM- Equipo Mediático/Equipe Media.
Somos un grupo de jóvenes comprometidos con romper el bloqueo informativo en los Territorios Ocupados por Marruecos en el Sahara Occidental, arriesgando cada día nuestra vida para que el mundo conozca la grave violación a los derechos humanos cometida por el régimen de Mohamed VI, sobre la población civil saharaui. Hasta la LIBERTAD de nuestra tierra, ¡SAHARA OCCIDENTAL!
EM, está siendo perseguido, con detenciones, torturas, amenazas y coacción para que cesen de realizar su trabajo.
El día 11 de junio después de una manifestación pacífica, por la coordinadora de Gdeim Izik, detuvieron a dos chicos:
Omar Karkub de 26 años y Belgacem de 15, estaban en el interior de un automóvil y una patrulla de la policía marroquí los detuvo, confiscaron su cámara y los llevaron a comisaria.
Omar Karkoub, después de 6 horas de interrogación, fue golpeado con porras en piernas, hombros, cabeza y cara por agentes marroquís. También sufrió insultos y amenazas.
Entrevistado por EM, Karkoub explicó que los investigadores centraron sus preguntas sobre la labor del equipo de comunicación y que mencionaron los nombres de algunos de sus militantes.
La policía amenazo a karkoub con encarcelarlo si continua con el trabajo informativo que realizan para difundir las atrocidades a los que están sometidos y en particular sobre los boletines informativos sobre las intervenciones militares y de seguridad contra los manifestantes saharauis pacíficos
Omar y Belgacem fueron liberados, el día 12 de junio, tras pagar una multa de 1000 DH, o unos 90 euros.
Esta no es la primera vez que las autoridades de ocupación atentan de manera violenta a la libertad de expresión e información del equipo de comunicación, con intimidación, tortura y la detención arbitraria de sus miembros.
 
DENUNCIAMOS
La persecución y represión que están padeciendo EM y toda la población civil saharaui, a manos del régimen dictatorial alauita.
 
EXIGIMOS
Exigimos la liberación de todos los presos políticos, 22 presos que están en la cárcel de Sale en Marruecos, y de los cuales algunos de ellos, son miembros de EM.
Exigimos al gobierno de España una actitud activa hacia la monarquía marroquí en la vigilancia y cumplimiento de los Derechos Humanos, así como un compromiso firme con la autodeterminación del pueblo saharaui, deber que aun mantiene al ser de facto la potencia administradora.
Asimismo, exigimos la apertura inmediata de los territorios saharauis a los observadores de derechos humanos y el fin a la ocupación del Sahara Occidental.
 
APOYO
Ante esta situación apoyamos la libertad del pueblo saharaui, el derecho a la autodeterminación, el derecho de expresarse libremente y sobre todo, nuestro apoyo firme a Equipo Mediático.
Con este comunicado también queremos hacer llegar al gobierno marroquí, que no pararemos nuestra lucha a favor de la libertad del Sahara Occidental y que no conseguirán ocultar la barbaridad que están cometiendo contra el pueblo saharaui.
 
13 de junio de 2012 ¡¡SAHARA LIBRE!!
 
Sahara Acción Silla- Valencia
SAPS Canals- Valencia

ASAMBLEA 15-M SANT ISIDRE-Valencia

ALOUDA CANTABRIA-Cantabria

CGT-PV